Mi cuaderno de viajero VIAJA: COMER EN CORUÑA: PANDELINO

Llevaba tiempo siguiendo a Pandelino a través de su página de facebook. Ya en las fotos y el diseño de su web podía notar que era un sitio especial, decorado con gusto... Siempre me decía que el primer día que nos acercásemos a Coruña iríamos a conocerlo. Bien pues ese día ha llegado y una vez que lo hemos visto, puedo decir que estaba en lo cierto, es un sitio precioso, lleno de magia.

Entrada al local situado en la calle Rosalía de Castro (A Coruña)


Pandelino está, como ya he comentado, en la calle Rosalía de Castro, al lado de la plaza de Lugo, en el centro de Coruña. Al entrar tiene a mano izquierda una parte de Bakery, donde puedes comprar pan de diferentes tipos, dulces, cookies. (de chocolate, con lacasitos...)... en frente, en una nevera, tienes comida y bebida take away para los que van con prisa o quieren hacer un picnic.







También en la entrada venden menaje de cocina y productos gourmet.






Luego en la parte de Restauración hay una mesa larga en el centro, unas altas en los laterales y el resto mesas bajas.



Destacar el rincón de los niños, con una pizarra y juguetes para que ellos pasen un buen rato mientras tu comes o tomas algo tranquilo. Los que tenemos hijos pequeños agradecemos mucho este tipo de cosas



En Pandelino puedes:

- Desayunar (pan, bollería francesa, bizcochos, magdalenas, galletas, cereales, frutas, tartas de todo tipo (con una pinta increíble) o pancakes.
- Comer: Cremas, bocadillos gourmet, ensaladas, tratteur (quiches, tartaletas..),postres...
- Merendar: parecido a lo que ofrecen en el desayuno
- Brunch: solo en fin de semana. dos menús a elegir
- Tea Party: Classic English tea (lo que yo conozco como afternoon Tea), Té francés y Té Americano

Y por supuesto también organizan cenas de grupos, cumpleaños, hacen unas cestas preciosas para regalar...


Nosotros no queríamos comer mucho y tardar lo menos posible por tanto tomamos un par de bocadillitos gourmet que ya tenían preparados en barra: uno de ventresca  y otro con pollo y pedimos una pizza margarita de masa madre para Santi. Estaba todo super bueno!


Compramos en la parte de la entrada, un zumo natural de naranja, zanahoria y jengibre para llevar. Nos lo dieron a probar antes en un vasito de chupito por si a Santi no le gustaba y lo cerraron con precinto. Todo con una presentación que ya casi comes con los ojos y una atención esmerada por parte del personal (me gustó muchísimo hasta el uniforme del personal)


Me parece un sitio encantador, si vas por Coruña, acércate a conocerlos.
Qué pena que en mi ciudad no haya sitios como este!









¡Gracias por leerme!

Comentarios